Loading...

¡Estás usando tu sostén de una manera totalmente INCORRECTA! Aquí te decimos por qué.

1 year
1772 Views

Dejemos algo claro: los sostenes no están hechos para los hombres … o por lo menos no deberían.Si los usas. Los amas. Y tienes que lidiar con ellos cuando se ponen súper picosos, apretados o flácidos.

Así que ¿por qué razón elegirías uno sólo por lo que alguien que ni siquiera los usa piense? Alerta de spoiler: están pensando en, “Senos.”En lugar de eso, mantén tu mente enfocada solamente en ti para hacer que tus niñas se sientan lo más cómodas posible.

Si perdiste peso, no lo has hecho en años o ni siquiera lo has intentado antes, lo primero que debes hacer antes de empezar es: saber tu talla.

Toma una cinta métrica, sigue los pasos y asegúrate de no cometer ninguno de estos errores que podrían impedir que tus senos luzcan, y mucho más importante se sientan, ¡de lo mejor!

1. No busques lo más barato.

¿Cuál es problema principal? Compras uno de esos sostenes que duran como unos cinco segundos y a la final terminas comprando uno nuevo la semana siguiente. “¡Aw, pero esos lunares son tan lindos!” A nadie le importa.

Lo peor es ese sostén costo… ¿cuánto, 35 dólares? Así que gastas 15 dólares más y obtendrás un sostén que te durará literalmente por años.

De verdad. Tengo uno desde mi primer año en la universidad que todavía hace que mis senos se vean geniales. Nota: Ya no estoy en el primer año de la universidad… para nada… ni siquiera cerca de estarlo.

2. Mira bien los tirantes.

No es para buscar culpables sin levantar sospechas. Eso lo inventé, no significa nada.

Mírate en el espejo y fíjate si el tirante de tu sostén te queda muy arriba en la espalda. Si es así, entonces tu sostén es muy pequeño. Pero tampoco lo aflojes demasiado, ya que el tirante se estiraría con el tiempo. Ni muy apretado, ni muy flojo, sólo ajustado. Tus senos merecen unas copas cómodas.

Para seguir viendo este excelente articulo visita la siguiente pagina

Comments