Loading...

Mira la carta que le hizo un hijo a su madre, antes de ser ejecutado. Realmente vale la pena leerlo!

6 months
371 Views

En varias ocasiones este tipo de historias contribuyen significativamente a varios padres, y les brinda una mejor guía hacia los hijos.

Esta conmovedora carta la redacto un hijo a su madre antes de ser ejecutado, ya que el mismo se encontraba sentenciado a pena de muerte, y el cual quiere que llegue a todas aquellas madres y padres de familia que de alguna u otra manera están cayendo en el error de cubrir varias faltas graves a sus hijos, faltas que aparentan ser pequeñas pero que son como una cáncer silencioso y cuyos resultados negativos se van reflejando con el tiempo y ya no tiene cura.

Un chico en su celda, esperando ser ejecutado por sus errores y los delitos que cometió, pidió como su último deseo un papel y un lápiz para redactar una conmovedora carta. Después de plasmar sus pensamientos y sentimientos por varios minutos, le dijo a su custodio que por favor, le entregara la carta a su madre.

Y la carta decía así:

Madre, creo que si existiera más justicia en este mundo, ambos deberíamos de ser ejecutados. ¡Tú eres tan culpable como yo de mi miserable vida! Luego de esto enumeró los siguientes errores que fueron cometidos que al fin y al cabo se convierte en cómplice.

¿Recuerdas madre, cuando llevé a la casa aquella bicicleta que le robe a otro niño igual que yo?

Me ayudaste a esconderla para que mi papa no se diera cuenta.

¿Recuerdas mama, cuando me robé el dinero de la cartera de la vecina?

Fuimos juntos al centro comercial y lo gastamos.

¿Te acuerdas madre, cuando sacaste a mi padre de la casa?

Él sólo quería corregirme por haberme robado el examen final de mi grado y a consecuencia de todo eso me expulsaron.

¿Recuerdas madre querida cuando no cumplía con las tareas que me mandaban de la escuela?

Tu siempre dejaste pasar por alto los llamados de atención de la profesora.

Madre, yo era sólo un niño, después me convertí en adolescente y ahora en un hombre mal formado!

Era sólo un niño inocente que necesitaba que me corrigieran, y no que me consintieran.

Pero tranquila yo te perdono, y te pido que le hagas llegar esta reflexión a todos los padres del mundo, para que sepan que ellos son los únicos responsables de formar, a un hombre decente, o a un vulgar delincuente.

Gracias madre por darme la vida y gracias también por ayudarme a perderla.

¡Tu hijo, El Delincuente!

Si realmente te interesa colo un Granito de arena en esta sociedad comparte esta reflexión sin duda puede ayudar.

Dios bendiga a aquellas mamas que se sienten muy orgullosas de haber formado hombres útiles a la Sociedad y no unos delincuentes a los que no les tiembla la mano para arrancar Vidas y arrebatar lo que con tanto sudor y trabajo le cuesta a las demas personas.

Comments