Loading...

Cuando los paramédicos mueven su cuerpo, descubren algo entre sus brazos. No creerás lo que esta mujer protegía.

9 months
436 Views

Mientras caía en picada, casi como volando por los aires, Jennifer Duncan solo tuvo un pensamiento en mente: salvar a su hijo. ¿Pero qué es lo que había pasado?

Jennifer, de 23 años, conducía su auto, como día a día, para dejar a su hijo de 8 meses en el jardín de infantes. Cuando intentó atravesar un puente, sufrió un pequeño accidente automovilístico. Preocupada por estar en medio del tráfico, decidió que lo más seguro era bajarse del auto y buscar un lugar para esperar al personal de emergencias.

Entonces fue cuando, en menos de un segundo, todo sucedió: un auto chocó a otro que estaba estacionado y, con el impulso, empujó a Jennifer y a su hijo puente abajo.

paramédicos

paramédicos

Casi 10 metros separaban al puente del suelo, y una caída de esas proporciones suele tener consecuencias mortales. Sin pensarlo ni por un momento, Jennifer abrazó a su hijo lo más fuerte que pudo e hizo, con su propio cuerpo, un verdadero “escudo humano” para protegerlo.

Al chocar contra el duro cemento, el pequeño Daniel resultó milagrosamente solo con un pequeño rasguño. Pero su madre no correría la misma suerte…

Si bien no murió por el impacto, Jennifer estuvo apunto de pasar a mejor vida. En vez de eso, su cuerpo lo pagó carísimo: se quebró la pelvis y nueve huesos de la espalda, se fracturó las piernas y las costillas, se lesionó los brazos e incluso tuvieron que amputarle una de sus piernas.

Si bien su rápida reacción salvó la vida de su bebé, la vida de esta pobre madre cambiaría por completo: tuvo que pasar dos meses completos en el hospital y muchos más en rehabilitación. Como le amputaron una pierna, tiene que aprender a caminar de nuevo con una prótesis. En total, le hicieron 14 cirugías.

Para ver el vídeo clic aquí.

Si te ha gustado comenta, danos LIKE y comparte

Comments