Loading...

¡Cambio a su mujer por otra! Porque la otra era más hermosa, 1 año despues lo que le sucedio le PARTIRA EL CORAZON!!

11 months
712 Views

Hoy le contaremos una confesión de un hombre que dejo a su esposa por otra mujer, porque era una mujer muy bonita, delgada y arreglada. Y su esposa luego de depararse de él, le dio la lección más grande de su vida. Cuando la vio al pasar el tiempo se quedo sorprendido al verla, lo que le permitió reflexionar acerca de su ex esposa y le dio el valor que en realidad merece. Comienza la confesión diciendo algo como esto: Hace un año me separé de mi esposa, porque ya no me atraía como mujer, la cambié literalmente por otra mujer, bella y hermosa. Mi ex esposa se había convertido en una mujer gorda, llena de celulitis, flácida, tenía estrías en su abdomen, panza, no se maquillaba, ni se peinaba, estaba siempre con vestidos largos.

No se arreglaba las uñas y mucho menos se afeitaba, sus pechos estaban caídos y flácidos, no se sacaba las cejas, en fin era un verdadero desastre verla… la atracción física que sentí al conocerla había desaparecido por completo.Después de un año, la vi nuevamente y encontré una mujer completamente distinta a la que había dejado. Volvió a ser la mujer hermosa que había conocido, estaba radiante, adelgazo y ya no era gorda, llevaba su cabello suelto y bien peinado, estaba maquillada y tenía un vestido como hecho a su medida que destacaban su figura. Llevaba tacones altos, un perfume que me dejo de cabeza, parecía que no hubiese tenido tres niños, mis hijos. Hoy me encuentro aquí recordando que esos kilos de más fueron el producto del embarazo de mi último hijo, Enzo de seis meses. Su abdomen flácido era porque se recuperaba de esa panza donde lo mantuvo durante sus nueve meses, cambio su rutina de ejercicios por cuidarlo en casa, se convirtió en un ama de casa completamente para atender a nuestros hijos, mientras yo trabajaba durante el día.

No le daba tiempo de nada, ni de peinarse, porque se olvido de sí misma siempre se puso en el último lugar, primero estaban sus hijos y yo. Atendiendo el hogar y cocinando para nosotros. Ella jamás se quejo, se sentía feliz de hacer lo que hacía, porque tenía su familia unida.

Les cuento todo esto, porque hoy estoy consciente de que es tener una mujer en casa y lamentablemente la deje ir, la cambié por otra que físicamente era muy hermosa. Sin embargo, he aprendido una gran lección.

Deje una verdadera mujer de casa, la deje ir, lo arruiné todo, la perdí. Cambié la verdadera belleza por una fachada…, pero aprendí que debí ser más comprensivo, y valorar lo que ella me dio, en lugar de cambiarla. Valora a tu esposa, porque mujer de verdad no tiene medidas, tiene carácter.

 Si te ha gustado comenta, danos LIKE y comparte

Comments